Envolventes arquitectónicas frente al mar. CAPÍTULO IV

El edificio para la Escuela Infantil en Los Rosales se proyecta  de una sola planta y se integra minimizando su impacto en el entorno,  de alto valor paisajístico, con magníficas vistas sobre la ensenada del Orzán.

El centro se concibe a base de tres volúmenes independientes, interconectados entre sí por espacios de relación y socialización. Los dos volúmenes principales albergan las aulas, que se agrupan por ciclos de edad y se complementa con jardines exteriores orientados al sur y protegidos de los vientos dominantes. En un tercer volumen se desarrollan las funciones colectivas.

CERRAMIENTO DE FACHADA Y CARPINTERÍA EXTERIOR.

Las fachadas se organizan según su orientación: cerradas, que expresan la voluntad del edificio de protegerse del entorno y abiertas, que permiten una generosa iluminación natural y la contemplación del jardín y la bahía coruñesa.

El edificio tiene un cerramiento convencional de dos hojas de ladrillo, la exterior de ½ pie tosco, con el trasdós enfoscado, y la interior de tabicón hueco doble. El aislamiento de cámara es poliuretano proyectado sobre el trasdós de la hoja exterior, con un espesor de 6 cms y 35 Kg/m3. Al exterior se remata con una fachada ventilada de piezas de pizarra de 3 cm de espesor, con fijaciones de acero inoxidable.

Carpintería exterior en paños correderos con rotura de puente térmico, con perfiles de aluminio de acabado anodizado extruido, clasificada A3, E4 y V4. Doble acristalamiento de seguridad 6/12/4+4. En los frentes acristalados abiertos a la bahía se montan unos partesoles verticales de piezas de vidrio templado de diferentes colores.