En una localización privilegiada de la ciudad de A Coruña, con vistas al mar y a la Torre de Hércules, se proponen unos bloques de viviendas con un carácter moderno que priman la calidad de espacios y materiales.
El edificio se adaptó al fuerte desnivel existente, buscando que todas las viviendas gozaran de las excelentes vistas al mar y a la Torre de Hércules.Las tres plantas inferiores se destinaron a garaje, y se comunicaron con las plantas de vivienda a través de los núcleos de ascensores y escalera.
El grueso del programa de vivienda se resolvió en plantas altas, donde la mayor parte de los pisos tienen fachadas con orientaciones opuestas. Esto les proporciona óptimas condiciones de soleamiento (a Sur), excelentes vistas (a Norte) y ventilación cruzada.