La parcela objeto del proyecto, de 2 Ha de superficie, está en el borde del campus universitario de Rabat, con cuyas edificaciones limita al Sur y al Este. Al Oeste, limita con una zona a medio consolidar, a través de la cual, en principio, se construirá la vía de acceso al centro. Al Norte se sitúa la única vía que actualmente linda con la parcela. Se trata de la Avenida Ibn Roch, que es una vía de circulación rápida.

El Zoco, lema de esta propuesta (del árabe Souk, que deriva del latín Soccus): plaza, calle, espacio abierto. Espacio, lugar de transición y lugar sin apropiación específica que por tanto permite los usos más diversos. El Zoco como lugar previo, por ejemplo, ligado a las puertas de las murallas, un espacio abierto que acoge diferentes usos temporales a lo largo del tiempo: las ferias, el mercado, las celebraciones, los bailes… Por contraposición a la ciudad interior, la medina, ensimismada en su trazado laberíntico de calles y espacios cerrados, el Zoco de las ciudades marroquíes es un espacio abierto multifuncionalidad, permitiendo una variedad de usos esporádicos e informales. Nuestra propuesta arquitectónica tiene muchos “Zocos”: cada cuerpo de a­ulas, su patio-jardín, con la óptima orientación. Cada nivel educativo, un patio mayor de juegos, donde relacionarse y socializarse, los espacios comunes, la plaza central interna. Las dos grandes unidades docentes (Infantil – Primaria y Secundaria – Bachillerato), con su pista deportiva cada una, y el colegio en su conjunto, la gran plaza de acceso. El proyecto que se propone es un “Zoco” a diferentes escalas, que permite una multiplicidad de posibilidades donde los alumnos podrán explotar su imaginación usando estos espacios: patios, jardines, plazas arboladas.

Todos los espacios docentes tendrán óptima iluminación natural, proporcionada por su orientación sureste, y ventilación cruzada. Temperatura y recogimiento  propicios para el estudio y la concentración. Luz controlada con precisión en cada patio, mediante  porches protegidos por voladizos, árboles caducos que tamizan la luz en verano, y celosías protegiendo del poniente. Ventilación natural cruzada y regulada por las celosías al noroeste, captando las brisas marinas y los vientos dominantes en Rabat. Temperatura ideal, estable gracias a la gran inercia térmica del sistema constructivo propuesto, a base de muros de carga, al contacto con el terreno y la ventilación.

El conjunto se organiza sobre un gran eje central Este – Oeste de circulación que da acceso a todos los cuerpos edificados, dispuestos en sentido perpendicular al mismo. Se establece así un ritmo alternado de volúmenes llenos y vacios, que ordena la sucesión de espacios docentes y patios. Este eje vertebrador central  es en parte  un espacio interior y en parte un espacio exterior cubierto, aprovechando el clima moderado. A la vez, se crean unas circulaciones secundarias perimetrales, dispuestas en el otro extremo de los cuerpos edificados, comunicadas con el eje central a través de los patios y porches.

Con este sistema de circulaciones (plaza interna, eje central, circulación perimetral y patios), los espacios comunes permiten la intercomunicación de los diferentes cuerpos edificados asignados a los distintos niveles educativos, adaptándose a la topografía de la parcela y resolviendo la evacuación.  Todo ello integrado en itinerarios amenos y  agradables, con generoso arbolado y vegetación, adaptados con suaves rampas a las transiciones entre plataformas de los diferentes usos.