Tres bloques de edificios en altura se proyectan en pleno centro de la Rosaleda de Ponferrada en frente al bulevar. Su fachada se estudia en piedra transventilada con una serie de terrazas en voladizo que tratan de minimizar el impacto visual.

El programa de vivienda se resuelve en plantas altas, en general, a base de núcleos de escalera y ascensores que dan acceso a dos viviendas por planta. Con este esquema, las viviendas tienen dos fachadas (tres en los testeros) con orientaciones opuestas, lo que les da unas óptimas condiciones de soleamiento y ventilación cruzada. En la fachada a calle, abiertas a la terraza, se disponen el salón – comedor y la cocina, configurando una zona de estar integrada por estos tres espacios. En la fachada a patio se disponen los dormitorios, conectados por un distribuidor exclusivo, al que también dan los aseos, configurando una zona de dormir con privacidad respecto a la de estar. Todas estas viviendas son de dos, tres y cuatro dormitorios.