Cuatro son los temas fundamentales que esta actuación plantea. En primer lugar, la recuperación morfológica y la puesta en valor arquitectónico, encontrando el justo equilibrio entre conservación y renovación. En segundo lugar, proporcionar a la GIEC el edificio que necesita, tanto desde el punto de vista funcional como representativo. En tercer lugar, plantear una operación viable en dos sentidos: constructivo y normativo. Por último, completar el proceso de recuperación urbanística del entorno cercano ya iniciado con la reciente actuación en el jardín histórico de Winthuysen– mediante un tratamiento de los espacios exteriores que permita racionalizar las circulaciones y los accesos e integrar mejor ambos edificios.

 En consecuencia, los criterios básicos adoptados para la intervención son los siguientes:

1) La reordenación urbanística del entorno para optimizar circulaciones rodadas y peatonales, aparcamientos, jardinería, infraestructuras y vistas exteriores del conjunto.

2) La construcción de una nueva planta bajo cubierta en ambos edificios para sustituir las actuales, claramente insatisfactorias y descontextualizadas, que se demolerán. En su lugar se introducirán piezas de arquitectura contemporánea que se integrarán armónicamente y realzarán, por contraste, la traza original de los edificios, convirtiendo estas plantas en magníficos miradores sobre Madrid.

3) El establecimiento de un sistema claro y rotundo de accesos y circulaciones, tanto horizontales como verticales, que permita la recuperación de los patios y la lectura del espacio interior de ambos edificios como un todo integrado, como un espacio unificado y versátil.

4) La estructuración de las zonas destinadas a uso administrativo como espacios diáfanos, transparentes, flexibles y funcionales. En efecto, todos los espacios servidores se agruparán en torno al cuerpo central y los patios, de modo que se dejarán libres los cuerpos que abren al exterior. La circulación horizontal por planta en el edificio A adoptará un esquema «circular» a través de la galería de distribución, y se buscará en todo momento la permeabilidad visual entre esta, los patios, los espacios de oficina e incluso el exterior.