El edificio proyectado ocupa la totalidad de l solar y consta de planta baja, dos plantas altas y casetón de cubierta. Se organiza alrededor de un patio central que recibe luz cenital y concentra las circulaciones tanto horizontales como verticales. Este espacio en triple altura se constituye en el elemento organizador del edificio y pretende crear su propio ambiente institucional, en donde las funciones que se desarrollan en el interior puedan, en cierto modo, abstraerse del ambiente exterior. Las fachadas se abren con huecos corridos que proporcionan una generosa iluminación natural. Dada la orientación de las mismas, se proyectan unas viseras que impiden la incidencia directa del sol sobre los puestos de trabajo, los cuales se han proyectado para condiciones óptimas de confort para el uso de ordenados, iluminación, etc.

El edificio tiene dos accesos desde el exterior y circulaciones segregadas en el interior, lo que permite la separación de público y funcionarios, por un lado, y jueces y fiscales, por otro. Esta última circulación se usará, eventualmente, para la entrada y salida de detenidos.

La planta baja se destina a los espacios más públicos o los necesitados de acceso directo desde el exterior. Desde el porche de entrada, en la fachada Sur, se accede al vestíbulo del patio central. Previamente, desde el partevientos, se accede a las salas destinadas a abogados y procuradores, lo que permite su uso independiente del resto del edificio. Al fondo del vestíbulo, el registro civil y oficina de notificaciones, abierta al patio central. A la derecha, la escalera principal, con su ascensor. Los espacios contra la medianera son los que no necesitan iluminación natural: aseos, ascensores y archivos. En la fachada Oeste, la consulta del forense y dos celdas para detenidos, con su espacio anexo para la policía. Esta última zona, con acceso directo desde la entrada secundaria, que da acceso a la escalera y ascensor de uso privados para jueces y fiscales.

La planta primera se destina, fundamentalmente, a sala de vistas con su zona de espera. Se disponen también dos cuartos para testigos, uno para detenidos y otro de usos varios. Las escaleras, ascensores, aseos y archivos completan el programa de esa planta. Las circulaciones quedan segregadas y la sala de vistas es accesible, por un lado, desde la zona de espera de público. Por el otro, los jueces y fiscales acceden al estrado desde su zona.En planta segunda se sitúa la oficina judicial, dividida en secciones civil y penal, a lo largo de la fachada Oeste. Las diferentes circulaciones se resuelven alrededor del patio central. La planta se completa con despacho para fiscal (de uso esporádico), sala de declaraciones y archivos vivos para ambas secciones.

Un casetón sobre la cubierta permite alojar la sala de caldera, servida por depósito de gasóleo que se sitúa en semisótano, bajo la escalera secundaria.

Tras los ascensores se disponen sendos patinillos de instalaciones en donde se sitúan todas las conducciones verticales (fontanería, evacuación, electricidad y calefacción), y, especialmente, los conductos de ventilación de los diferentes cuartos que llevan extracción forzada (aseos, celdas despacho de fiscal, etc).