El club náutico de Portonovo sobresale en el extremo del espigón del puerto deportivo, abierto al extraordinario paisaje de la ría de Pontevedra. Al antiguo edificio se le añaden nuevos volúmenes y el conjunto resultante se unifica con una nueva fachada trasventilada de tablero fenólico y listones de madera, cuyo despiece evoca los containers de los cargueros.

El proyecto se desarrolló en una parcela irregular que está situada en el extremo del espigón del puerto deportivo de Portonovo. El edificio existente estaba rodeado por el mar en sus lados norte, este y sur, y se desarrollaba en dos alturas: la planta baja, con los vestuarios y el puesto de recepción, y la planta primera, con el salón social y la sala de reuniones. La edificación existente presentaba limitaciones de espacio que requerían de una reforma y ampliación para mejorar los servicios que se ofrecían a los usuarios de las instalaciones.

El objetivo del proyecto era la ampliación y mejora de las instalaciones de servicios náutico-deportivos del puerto de Portonovo. para ello, se procedió a la demolición parcial del edificio existente y a la reubicación de los distintos usos en su interior. La planta baja se utilizó para los servicios de marinería y capitanía, los vestuarios, un almacén de material náutico y una cafetería con acceso independiente. La planta primera contiene un restaurante con cocina, almacén y aseo, y un salón privado con sala de lectura que se puede utilizar también como sala de reuniones. También alberga una terraza abierta hacia el sur, cubierta con una pérgola de madera, que permite la apertura de la fachada hacia el puerto. Un volumen con estructura independiente se adosó en el frente sur para ofrecer nuevos espacios útiles a los usuarios. La volumetría resultante se desarrolló en el eje longitudinal este-oeste y permitió dos fachadas amplias que se abren hacia la playa de portonovo (al Norte) y hacia el puerto (al sur).

El volumen queda unificado por una misma envolvente, una fachada trasventilada cuya hoja interior está formada por un muro de ladrillo y el aislante térmico, y cuya hoja exterior es un tablero fenólico de color negro con listones de madera. Se proyectó también un nuevo tramo de paseo marítimo para acceder al edificio, a base de pavimento de granito y pasarelas y terrazas de madera de ipé.