Se aborda la rehabilitación y reforma de las fachadas del edificio, de 21 plantas de altura, con dos objetivos fundamentales:

– Resolver los problemas y patologías constructivas que existen actualmente (humedades de condensación por aislamiento térmico deficiente y puentes térmicos, filtraciones, grietas, desconchones). Al mismo tiempo, obtener información global sobre el estado de conservación y las condiciones de accesibilidad y evacuación, mediante la redacción de un Informe de Evaluación de Edificio (IEE).

– Mejorar radicalmente el comportamiento térmico del edificio, rediseñando la envolvente, de manera que se obtenga una eficiencia energética acorde a la normativa actual, con su correspondiente reducción en los gastos de explotación. A consecuencia de lo anterior, dotar al edificio de una nueva imagen, a través de la redefinición de su fachada, acorde con su visibilidad e importancia.