El programa de necesidades, señalado por el propietario – promotor, era la construcción de un edificio silo para almacenar los productos de comercialización de la empresa, para lo cual era necesario crear un gran espacio de almacén accesible a camiones de gran tonelaje.

El proyecto consiste en la construcción de una nave logística en el polígono industrial de Sabón, en Arteixo, para una empresa especializada en el sector de la automoción. El edificio se diseña teniendo en cuenta la posibilidad de una futura ampliación, por lo que se decide construir en dos fases.

Para la primera fase, el programa de necesidades se basa en la construcción de un edificio silo para almacenar los productos comerciales de la empresa. Es necesario crear un almacén de grandes dimensiones que dé cabida al sistema de almacenamiento robotizado y al que, al mismo tiempo, puedan acceder camiones de gran tonelaje. Por otra parte, se plantea la creación de una pequeña oficina, así como de un aseo – vestuario, para los operarios que trabajen en la nave. Por último, se destinará un área del edificio a implantar las instalaciones necesarias para el funcionamiento de la infraestructura.

La intención es ampliar la edificación en un futuro con un pabellón adosado a la nave. Este volumen se destinará a uso administrativo: servirá para centralizar la logística de la empresa y para instalar aulas técnicas y gran comedor para los trabajadores. Teniendo esto en cuenta, se decide que se colocará el almacén en la parte trasera de la parcela. De este modo, la ampliación administrativa del edificio podrá ocupar la parte frontal de la parcela, lo que consolidará la imagen del conjunto.

En el exterior, se proyecta una fachada con lamas metálicas que cumple una doble función: tamizar la incidencia solar en la zona de oficinas y evocar las carrocerías automovilísticas.