A lo largo de los años se habían llevado a cabo varias reformas que habían modificado los aspectos clave de su traza. La obra realizada por el equipo consistió́ en devolver al edificio su carácter original, adaptarlo a la normativa y abrir la recepción al mar.

El proyecto consistió en la rehabilitación del hotel Portocobo, ubicado en la localidad de santa cruz de Oleiros, en A Coruña. La edificación existente era una construcción de tipo abierto que compartía parcela con dos aparcamientos en superficie, una gran terraza que se podía cubrir, zonas verdes y un área de piscina exterior con solario anejo. La parte posterior de la parcela disfrutaba de vistas al mar.

La reforma interior tenía el objetivo de aportar más calidad a los usos existentes que se querían conservar y de dotar de nuevos usos al hotel. La actuación más importante se centró en conseguir una transparencia total en la planta baja, ya que en el estado primitivo la zona de recepción impedía ver el mar. Con ese propósito, se redistribuyó la planta baja, que ahora permite gozar de las vistas desde el momento en que se entra en el edificio. La reforma sirvió para organizar el conjunto de los usos interiores: se reordenaron las habitaciones adaptándolas a la normativa vigente, se crearon nuevas áreas para empresas –comedores reservados, aulas de formación y reunión, etc.–, se aportó más calidad al área de restaurante-bar y se mejoraron las cocinas y las zonas de almacenamiento y congelado. por otra parte, se diseñó una estructura con una carpa desmontable que permitió crear una nueva zona de banquetes para 500 comensales. Por último, en la planta sótano se ubicó un balneario especializado en talasoterapia, que incluye piscinas y spas de agua salada, zonas de masajes, saunas, baños turcos y salas de masajes especiales.